Mis Carminas ya están colgadas en Microteatro por Dinero (Madrid)

El tiempo pasa volando; el martes pasado inauguré mi nueva exposición en Microteatro por Dinero (C/ Loreto Prado y Enrique Chicote, 9).

Gentes del mundo, pasad a verla y, de paso, entrar a alguna sala, ¡hay obras muy buenas!

Sólo hasta el 29 de junio.

Anuncios

¡Nueva exposición de 21carminas!

¡Nueva exposición de 21carminas!

Después de algún tiempo presentando dossieres y enviando y valorando propuestas… ¡¡¡NUEVA EXPOSICIÓN!!!
La inauguración será el 3 de junio, dentro del ciclo “Porque Spain is different” de Microteatro Por Dinero.
¡Ahí nos vemos… dentro de unos meses! Os iré avisando, para que nadie se me despiste.
De momento, os dejo el cartel de la exposición.

La piscina de Elena

La piscina de Elena

Por fin ha llegado el día en el que abro mi correo y ahí está… ¡empiezan a llegar las fotos de algunas de las Carminas que he vendido este año!
Empezaba a preocuparme por cómo estarían esas Carminas fuera de casa pero veo que ya tienen su cristal protector, su marco y cuelgan felices de la pared de su nuevo hogar.
Piscina invernal ha encontrado acomodo al final del verano. En Burgos, nada más y nada menos.

Exposiciones o comisiones

Uno se lo guisa, uno se lo come.

Yo elegí cuáles e hice mis copias, yo busqué el local para exponerlas gracias al pase de alguien, yo -con amigos caritativos- colgué (literalmente) mis Carminas y con mis manitas y dos más las envolvimos para que volvieran a La Colmena a la espera de nuevos destinos. Ayer descolgué definitivamente mi primera exposición del restaurante Onze (C/ San Andrés 26, Madrid).

He dado más vueltas que un tonto y hablado con muchos dueños de restaurantes, tiendas, bares… donde exponer de nuevo.

No diré nombres, no señor, pero una tienda de ropa (muy bien decorada, eso sí) que nunca tiene más de un cliente a la vez (me puse el gorro de Sherlock un tiempo) me pidió el 40% de comisión por cada fotografía que vendiera.

Un pseudobar-galería (chulísimo por cierto, de los que salen en las guías, oh Dios mío) pide el 50% de todo lo que se venda. Otro, que ni siquiera se las da de galería, acariciaba también el 40%. Otros muchos y muchos otros.

Todos amabilísimos. Todos modernos que te mueres. Todos malasañeros a tope. Y yo con estos pelos.

Vamos que no, que no puedo, pero que gracias. Cuando digo “no puedo” significa NO PUEDO.

Así no se puede.

Se entienden las comisiones pero no las “abusiciones”.