Exposiciones o comisiones

Uno se lo guisa, uno se lo come.

Yo elegí cuáles e hice mis copias, yo busqué el local para exponerlas gracias al pase de alguien, yo -con amigos caritativos- colgué (literalmente) mis Carminas y con mis manitas y dos más las envolvimos para que volvieran a La Colmena a la espera de nuevos destinos. Ayer descolgué definitivamente mi primera exposición del restaurante Onze (C/ San Andrés 26, Madrid).

He dado más vueltas que un tonto y hablado con muchos dueños de restaurantes, tiendas, bares… donde exponer de nuevo.

No diré nombres, no señor, pero una tienda de ropa (muy bien decorada, eso sí) que nunca tiene más de un cliente a la vez (me puse el gorro de Sherlock un tiempo) me pidió el 40% de comisión por cada fotografía que vendiera.

Un pseudobar-galería (chulísimo por cierto, de los que salen en las guías, oh Dios mío) pide el 50% de todo lo que se venda. Otro, que ni siquiera se las da de galería, acariciaba también el 40%. Otros muchos y muchos otros.

Todos amabilísimos. Todos modernos que te mueres. Todos malasañeros a tope. Y yo con estos pelos.

Vamos que no, que no puedo, pero que gracias. Cuando digo “no puedo” significa NO PUEDO.

Así no se puede.

Se entienden las comisiones pero no las “abusiciones”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s